Cinta de correr o bicicleta estática: ¿cuál es la mejor opción para perder peso?

¿Eres uno o una de aquellos a quienes bajar de peso les resulta difícil? ¿Quieres asegurarte de elegir los métodos más efectivos? Casi todos pasamos por lo mismo.

Sabemos que adelgazar no depende solo del ejercicio, pero es un factor sin el cual es más difícil lograr una composición corporal adecuada para mantenerte saludable y sentirte bien. Pero ¿Todo ejercicio es igual de efectivo? Claro que no.

Por eso hoy compararemos cintas de correr con bicicletas estáticas desde los ojos de un usuario que apunta a perder peso en la forma más efectiva posible. En este artículo encontrarás evidencia y opiniones que alejarán todas tus dudas. ¿Comenzamos?

¿Bicicleta fija o cinta de correr? ¿Qué es más efectivo?

No todos hacemos ejercicio por el mismo motivo ¿verdad? Muchos usuarios buscan aumentar la masa muscular, otros simplemente mantenerse activos, otros rehabilitarse de lesiones y otros adelgazar.

Pues bien, si los objetivos son distintos, también serán las herramientas más efectivas para alcanzarlos. Por lo tanto, qué tan efectivo sea un equipo dependerá de qué esperas lograr con él.

Con esto busco ser claro en el sentido de que el análisis que hoy compartimos solo se focaliza en comparar la bicicleta fija y la cinta de correr a los fines de perder peso. Para otros objetivos, necesitarás otro tipo de evaluaciones.

Por otro lado, como siempre digo en mi blog, no hay recetas infalibles. Así como cada persona es única, también es único lo que le funciona. Por eso, más allá de mis conclusiones sobre la efectividad de un equipo, siempre es mejor que lo pruebes por ti mismo.

¿Qué evaluar en una bicicleta fija y en una cinta de correr para perder peso?

Si es mejor que hagas tu propia evaluación, necesitas saber cómo hacerla. Por eso, he definido cinco variables que considero claves para que puedas descubrir qué ejercitación podría resultarte mejor.

Calorías quemadas

El primer punto a tener en cuenta es cuántas calorías puedes quemar en una sesión de cinta de correr versus una de bicicleta estática. En principio, si investigas, encontrarás información que indica que la cinta ayuda a quemar más calorías que la bicicleta.

Esto se debe a la posición y al trabajo más integral de la parte superior e inferior del cuerpo en la cinta, que generaría un mayor desgaste, lo cual no discutiré, pero tampoco tomaré como “palabra santa”.

Es cierto que en una cinta puedes regular la resistencia, inclinar la plataforma para correr con mayor exigencia incrementando el desgaste energético y que la bicicleta fija se enfoca más en el trabajo exclusivo de la parte inferior del cuerpo.

Ahora bien, existen formas en que puedes alternar ejercicios con pesas al pedaleo, para trabajar brazos y también puedes regular la resistencia para obtener sesiones de bicicleta fija muy exigentes, créeme.

Además, si te resulta más cómodo el trabajo en bici porque estás sentado y porque se ajusta más a tus gustos, tal vez puedas sostener mayor tiempo este ejercicio que el de la cinta, incrementando las calorías quemadas por sesión.

De hecho, si observas la lista de actividades que mayor desgaste energético logra en media hora de práctica, verás que la Harvard Health Publishing pone en el punto número uno a la bicicleta fija usada de forma vigorosa que ayuda a quemar entre 315 y 466 calorías.

En su listado de actividades deportivas, la carrera se lleva el puesto número uno con un máximo de 733 calorías a una velocidad de 6 minutos cada 1.6 km (aunque se refiere a carrera en terreno), desgaste que disminuye al reducir la velocidad. La sigue el ciclismo en carretera a 32 km/h que alcanza resultados similares.

Facilidad de uso y disfrute

Aunque parezca algo menor, que tan fácil te resulte de montar, usar y guardar tu equipo, será un factor crucial en tus resultados. Verás, nadie quema calorías sin ejercitarse. Cuando más te ejercitas, más peso pierdes (si te alimentas bien, por supuesto).

Entonces un equipo que es fácil de usar y de montar, será más utilizado que otro complicado. Lo mismo ocurre con el disfrute que te dé la actividad. Aunque sea a menor exigencia, si encuentras que uno de los equipos se adecúa más a tu gusto, seguramente lo uses más y más tiempo.

Impacto articular y lesiones

Si bien el impacto articular no tiene una relación directa con perder peso, lo cierto es que muchos usuarios con exceso de peso deben ser muy cuidadosos a la hora de elegir qué deportes hacer para resguardar sus articulaciones, especialmente las rodillas (estudios).

En este caso, las cintas de correr, aunque llevan tecnologías que buscan reducir estos impactos, suelen ser más perjudiciales por el rebote. Incluso suelen arrojar tasas más altas de accidentes o lesiones.

Según una nota de CNN, “la cinta de correr es la pieza de equipo de ejercicio más peligrosa y representó 24,400 visitas a la sala de emergencias en 2014, según la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de EE. UU.”, comisión que reportó más accidentes en equipos de ejercicio (sin especificar cuál) que en bicicletas para 2019.

La misma nota de CNN indica que “el riesgo de caerse de una bicicleta estática, al contrario que lo que ocurra en una cinta de correr, y lesionarse es prácticamente nulo”.

Trabajo muscular

Muchas veces perder peso está asociado a ganar masa muscular y reducir masa grasa. En muchos aspectos, aunque la aguja de la balanza no muestre cambios, un cuerpo con una composición más musculosa, se percibe más delgado y estilizado.

Además, trabajar los músculos de las zonas del cuerpo que más te apetece reducir, te ayudará a asegurarte que cada kilo que pierdes es de grasa y no de músculo. Entonces ¿la bicicleta fija y la cinta de correr trabajan de igual manera los músculos?

Claro que no. Un estudio realizado en la Escuela de Educación física y Deportes de la Universidad Ondokuz Mayis en Turquía muestra claramente la diferencia en el trabajo de cada grupo muscular.

Comparison of muscle activation
Fuente: Comparison of muscle activation during elliptical trainer, treadmill and bike exercise

Como verás, cada equipo muestra una mejor o peor efectividad dependiendo del grupo muscular del que se trate. Otros estudios también muestran estas diferencias.

¿Bicicleta estática o cinta de correr? Mis conclusiones.

Si me preguntas a mí, sin dudas elegiría la cinta porque consigo con ella quemar más calorías y fundamentalmente, porque prefiero trabajar el cuerpo entero y correr me resulta una actividad placentera.

Ahora bien, mi elección puede no ser la mejor opción para todos. Antes de elegir, piensa en cuál de las dos actividades puedes sostener más en el tiempo y practicar con mayor frecuencia y en sesiones más largas.

Si bien es fundamental verificar cada una de las variables que he listado partiendo de tus objetivos (kilos a perder, peso y edad, tiempo en que buscas alcanzar tu meta, etc.), lo que mejor resultará para ti será aquello que puedas transformar en un hábito sostenido. ¿Y tú como perderás esos kilos de más, corriendo o pedaleando?

Jorge Gómez

Fundador de Skilledfitness.com. Apasionado del mundo del fitness y del deporte. Defensor de la ciencia como base fundamental para dominar tu físico. Autodidacta por naturaleza e investigador del cuerpo humano.

Cargando comentarios de Facebook...