Las 10 razones por las que no ves resultados en el gimnasio

resultados-del-gimnasio-entrenar-correr-en-la-montaña

Entrenas casi a diario, te cuidas lo suficiente con las comidas, pasas de los after-office y, aun así, no te sientes ni más fuerte, ni más delgada, ni más veloz. ¿Te suena familiar? Hoy te explicamos 10 razones por las que puedes no estar viendo los resultados en el gimnasio que esperabas para que puedas hacerte una idea de cuándo se nota el gimnasio.

Razones por las que no ves los resultados en el gimnasio

1. No estás siguiendo un plan de entrenamiento

Si lo que tienes en mente es lograr metas específicas, lo suyo sería que pienses cómo vas a alcanzarlas. No practicarás las mismas rutinas si quieres perder peso que si quieres desarrollar determinados músculos o prepararte para correr un maratón.

Planificar tu rutina te traerá puros beneficios, como perfeccionar tu técnica, evitar que te saltes estiramientos o repeticiones, descubrir nuevas prácticas, tener expectativas reales en cuanto a los resultados o, incluso, motivarte para ir al gimnasio.

Te sugerimos que diseñes tu plan de entrenamiento antes de comenzar la semana, así afrontas el lunes con inspiración. Y si buscas la ayuda de un profesional, todavía mejor. Cuéntale tus propósitos, tus dificultades y tus gustos para adecuar tu rutina y, de este modo, alcanzar tus metas.

2. Solo te ejercitas en el gimnasio

Está claro que ir al gimnasio o salir a correr dos veces por semana te ayudará a mantener un estado físico saludable. De todas formas, puede suceder que esto no sea suficiente, sobre todo si trabajas para deshacerte de algunos kilos.

El gran objetivo sería que lleves una vida activa tanto en el gimnasio como fuera de este. ¿Cómo? Es más fácil de lo que parece: Intenta agregar pequeñas secuencias de unos diez o quince minutos de ejercicio casual a tus tareas diarias.

Por ejemplo, aparca el coche a unos diez minutos andando de tu destino o baja del autobús una parada antes de la pensada, sube escaleras cuantas veces puedas, cambia de velocidad mientras caminas o agrega algunas sentadillas antes de quitarte los zapatos cuando llegas a casa. Seguro que ya se te están ocurriendo nuevas ideas. ¡Anímate!, y verás la gran diferencia que hacen unos pocos minutos de ejercicio casual al día.

3. No te exiges tanto como piensas

resultados-del-gimnasio-entrenar-fuera-del-gimnasio

Calcular el grado de exigencia de tu entrenamiento puede ser difícil tanto si eres novata y te preguntas cuánto tiempo tardarás en ver los resultados en el gimnasio como si eres un experto que busca mejorar sus tiempos o aumentar la musculatura. Vamos, que cuesta ser objetivo a la hora de meterse caña.

Hoy, gracias a la tecnología, existen muchos dispositivos que te ayudarán a medir el ritmo cardíaco, a contar tus pasos o a calcular las calorías que quemas. También puedes descargarte numerosas aplicaciones que te guiarán para que logres ver los resultados de tu entrenamiento. No te cortes, ¡pruébalos! Lo mismo, si eres más analógico, puedes quedar con un entrenador personal para que siga tu progreso.

4. Practicas siempre la misma rutina

Tal vez comenzaste a ir al gimnasio hace poco y, por ejemplo, descubriste que te gustaba correr. Bien, probablemente notaste resultados dentro de los primeros meses pero, de pronto, te diste cuenta de que todo seguía igual: sin mejoras. No te asustes, esto es normal porque tu cuerpo se ha acostumbrado a esta nueva exigencia.

El cuerpo necesita nuevos estímulos y desafíos para volverse más eficiente y mejorar su condición. Para lograr esto, intenta alternar la velocidad o los programas de la cinta de correr, descubrir otras rutinas de levantamiento de pesas o probar algún deporte nuevo.

5. Te recompensas con comida

resultados-del-gimnasio-recomensas-comida-saludables

Quien no se haya recompensado alguna vez con su dulce favorito después de un entrenamiento, ¡que arroje la primera piedra! De todas formas… esto es claramente contraproducente.

Pero no todo son malas noticias, prueba alguna de estas deliciosas opciones que, además de satisfacer tu antojo, ayudarán a recuperarte:

  • Batido de proteínas con plátano y mantequilla de cacahuete
  • Humus con pan de pita
  • Yogur con frutos rojos

Existen dietas para deportistas muy completas, que incluyen gran variedad de alimentos y puedes introducir en tu día a día para maximizar los resultados en el gimnasio.

6. No eres realista con tus expectativas

A pesar del cliché, recuerda que Roma no se construyó en un día. No sería muy real que esperes resultados en el gimnasio si fallas en la constancia, frecuencia o intensidad de tus ejercicios.

Para evitar momentos de frustración que puedan alejarte de tu objetivo, establece unas metas a corto plazo y otras a largo plazo. Por ejemplo, es más probable que notes cambios en tu resistencia antes que en tu aspecto. Prueba controlar varios factores a la vez para calmar la ansiedad de ver los resultados en el gimnasio cuanto antes.

7. No descansas lo suficiente entre los entrenamientos

resultados-del-gimnasio-yoga

Por último, si bien no menos importante, te recordamos que el descanso es vital para una buena recuperación y un mejor rendimiento. La falta de descanso puede tener efectos sorprendentes en los resultados en el gimnasio.

El cuerpo necesita reconstruir los músculos después de hacer ejercicio. Si no descansas, llevas el cuerpo a un estado de estrés. Esto podría ocasionar deterioro en tu rendimiento o incluso lesiones.

Cualquiera que se ejercite con regularidad debería descansar, por lo menos, 2 días a la semana. Si eres hiperactivo o te cuesta estar quieta, prueba con una clase de estiramientos o de yoga.

8. Estás en una mala relación

Las malas relaciones conducen al estrés, y hay pocas cosas que son peores para tu cuerpo que la tensión.

Esto se aplica mucho más que las relaciones románticas. Padres autoritarios, los suegros, un jefe abusivo y compañeros de trabajo, amigos y conocidos, pueden estresar el sistema y hacer que acumules grasa, especialmente en la región abdominal.

Acabar con las malas relaciones puede ser difícil y a veces imposible. Estás bastante atrapado con los padres y suegros, y a menos de que no cambies de trabajo, el jefe y compañeros de trabajo seguirán ahí. Pero sea como sea haz un esfuerzo para deshacerte de tantas personas tóxicas de tu vida y serás más feliz y más saludable por ello.

resultados-del-gimnasio-enfadados

9. Eres intolerante

Esta es una verdadera patada en el trasero. Te comes todo lo que se supone que tienes que comer – los huevos, el pescado, la carne magra, granos enteros sin gluten, frutos secos, frutas, verduras y sin embargo, no te puedes quitar los últimos 2.5 kilos de grasa.

Podrías tener una intolerancia alimentaria, tal intolerancia causa inflamación en el cuerpo. Es una inflamación de bajo nivel que hace que el sistema no funcione del todo bien.

Si tu sistema no está funcionando correctamente, deshacerte de la grasa es el menor de tus problemas. Los huevos, las nueces, la soja, el trigo y los productos lácteos son los “Cinco Grandes Productos” cuando se trata de intolerancia alimentaria, pero puede que seas intolerante a muchos otros productos como el ajo, el perejil, la piña o a la berenjena. Y lo más probable es que cuanto más comas (la gente tiende a comer las mismas cosas cuando sigue un plan de pérdida de grasa) más posibilidades habrán de que tu cuerpo sea más intolerable a ello, ya te lo dijimos que sería una patada en el trasero.

Las cosas tales como las pruebas de intolerancia alimentaria (realizada a través de análisis de sangre) y las dietas de eliminación pueden identificar a los culpables. La eliminación de estos alimentos podría ser todo lo que necesitas para poner en marcha tu programa de entrenamiento.

resultados-del-gimnasio-contaminado

10. Estás contaminado

Las toxinas del ambiente, el humo de los cigarrillos, los cosméticos, los empastes de metal, los medicamentos con receta, y el mercurio en el pescado – se almacenan en las células grasas, y tienen el potencial para causar estragos en tu cuerpo.

Debido a que tu cuerpo es inteligente y da prioridad a la supervivencia, se niega a utilizar estas células de grasa como combustible. Si lo hiciera, podría liberar estas toxinas en la circulación general. Esencialmente, te estas aferrando a estas células de grasa por lo que las toxinas no te hacen daño.

Entonces, ¿cómo nos deshacemos de estos invitados no deseados, a ser menos tóxicos, y soltar la última parte de la grasa corporal obstinada? Podrías tomar medidas que van desde saunas infrarrojos, baños de pies de desintoxicación, terapia de quelación, hasta el hígado y dietas desintoxicantes. Estos métodos pueden ayudar a eliminar los metales y las toxinas de tu sistema.

Tales medidas pueden ser bastante espectaculares dependiendo de la fuente de la toxicidad. Consulta a un especialista antes de llevar a cabo cualquier tipo de intervención, para determinar, en todo caso, cuál sería la más adecuada para ti.

Esperamos que estas razones te ayuden a mejorar los resultados en el gimnasio. Recuerda: metas cortas para alcanzar grandes objetivos. ¡Éxito!

Cargando comentarios de Facebook...