10 Consejos para volver al gimnasio después de un año

El nuevo año es sinónimo de buenos propósitos. Uno de los que más se repite en estas fechas es el de hacer ejercicio para perder los kilos de más acumulados en las copiosas comidas de Navidad.

La vuelta al gimnasio después de un año de inactividad no es fácil, pero es algo más sencillo de lo que a priori piensas.

En este artículo tienes a tu disposición las sugerencias más inspiradoras para la vuelta al gimnasio después de un año de sedentarismo.

Empieza a preparar la “operación bikini” y ponte en forma de nuevo. Nunca es tarde para volver a entrenar después de años de inactividad.

vuelta-al-gimnasio-despues-de-un-ano-estiramientos

1. Vuelta al gimnasio después de aun año, mejor poco a poco

Después de un largo periodo sin practicar ejercicio no hay que excederse. La mente no está preparada para ello y el cuerpo tampoco. Podrías saturarte y, en el peor de los casos, lesionarte. Asume que la misión no es fácil y que te va a llevar tiempo conseguirla. Empieza por unos 10 minutos al día. Al cabo de una o dos semanas, amplía este intervalo de tiempo si consigues respetarlo.

2. La regularidad es más importante que la intensidad

Si tú crees que debes ir una vez a la semana, no te sientas obligado a ir cuatro. Cuando practicas ejercicio, lo efectivo es mantener una misma frecuencia. No te propongas ir tres, cuatro o cinco veces al gimnasio si sabes que no vas a poder aguantar el ritmo. La vuelta al gimnasio después de un año es mejor si vas una vez a la semana durante seis meses, que seis veces el primer mes y cinco meses sin hacer ejercicio.

3. Trabaja cardio, resistencia y flexibilidad

Tu plan de ejercicios debe incluir rutinas de trabajo que te ayuden a mejorar la resistencia cardiovascular,  la flexibilidad de las articulaciones y la resistencia. Es vital para no lesionarse y muy aconsejable la vuelta al gimnasio después de un año, sobre todo si hemos sufrido alguna lesión. Si trabajas estos tres aspectos por igual, tu objetivo está más cerca.

vuelta-al-gimnasio-despues-de-un-ano-trabajar-cardio

4. El descanso es básico

Para una correcta recuperación, debes respetar los días de reposo. Tu cuerpo nunca descansa. Cuando no haces ejercicio, este sigue trabajando duro para reponer fuerzas. Si te propones la vuelta la gimnasio después de un año no puedes despreciar los periodos de receso, ya que puede provocarte lesiones graves que estropeen todo el trabajo que has hecho hasta la fecha.

5. Empieza con un correcto calentamiento y termina con un buen enfriamiento

Para evitar lesiones, debes avisar a tu cuerpo que vas a incrementar la actividad física con pequeños ejercicios. Cuando termines tu entrenamiento, tienes que bajar las pulsaciones de tu corazón a los niveles de descanso de manera progresiva. Esto evitará que los músculos te duelan en exceso al día siguiente de un gran esfuerzo físico.

6. Tu calentamiento tiene que incluir estiramientos

Sobre todo, es muy importante que los hagas cuando vuelvas a hacer ejercicio de manera rutinaria después de un largo periodo de inactividad. Al finalizar los ejercicios, enfría también tu cuerpo paulatinamente con unos suaves estiramientos. Es clave para no sufrir una lesión muscular.

7. Calidad antes que cantidad

Después de un largo periodo sin entrenar no tienes que obsesionarte con el número de ejercicios. Haz lo que tú creas que estás en condiciones de asumir, pero bien hecho. No por acabar una serie de 50 flexiones, estarás más cerca de tu objetivo. Asume que tu misión es a largo plazo y concéntrate en hacer bien todos los movimientos.

vuelta-al-gimnasio-despues-de-un-ano-ejercicios-de-pesas

8. Escucha tu cuerpo

Dice el refranero popular que “el cuerpo es sabio”. ¡Cuánta razón tiene esta afirmación! Cuando te notes fatigado o con dolor en alguna parte de tu cuerpo, descansa. Si fuerzas la máquina, puedes sufrir una lesión grave que obligue a apartarte de tu propósito. El logro más importante de la vuelta al gimnasio después de un año de inactividad es recuperar la armonía con el cuerpo.

9. Duerme hasta recuperar las fuerzas

No escatimes horas de sueño, ya que estas son muy buenas para recobrar el tono físico y anímico. Si no descansas correctamente tu rendimiento físico lo notará. Puede pasar que estés muy cansado porque tu cuerpo se esté adaptando a la nueva situación. Aumenta las horas de descanso en la cama y verás cómo te sientes mejor.

10. Encuentra un amigo con una rutina de ejercicios

A no ser que algo nos motive mucho, los seres humanos necesitamos alguien con quien compartir las batallas diarias para seguir en pie de guerra. Investiga entre tu grupo de amigos si hay alguien que ya esté yendo al gimnasio y coméntale tus avances. Te puede ayudar a motivarte. Si tus amigos no practican ejercicio regular, mira de hacerte amigo de alguien del gimnasio.

La vuelta al gimnasio después de un año de inactividad física puede hacerse muy dura. La rutina se adquiere después de repetir las mismas acciones durante meses o incluso años. Empieza el 2018 volviendo a realizar pequeños ejercicios y ya verás cómo acabas adquiriendo una rutina de entrenamiento.

Cargando comentarios de Facebook...