¿Cómo conseguir con éxito todas las metas que te propongas?

chica-comiendo-saludable

Está demostrado que cuando se trata de llevar una dieta saludable y hacer ejercicio, la forma en que fijamos nuestras metas afecta a la forma en la que estamos motivados y seguros de lograrlo.

En relación con la perdida de peso, existen estudios que demuestran que es más probable conseguir los objetivos cuando nos proponemos un programa de perdida de peso con unos objetivos bajos-altos que cuando solo nos proponemos un objetivo final. Por ejemplo, imagina que quieres reducir tu peso entre 1 y 3 kilos; tendremos más probabilidades de continuar con el programa cuando el objetivo que nos planteamos cumplir puede verse como algo alcanzable (1 kilo) o algo más desafiante (3 kilos). Sin embargo, si nuestro único objetivo es perder 3 kilos, tendremos más opciones de fallar.

Tener la sensación de estar a punto de alcanzar tu objetivo hace que la gente quiera seguir trabajando en él

Establecer metas

Cada persona tiene sus propios puntos de referencia personal para determinar lo que es alcanzable y desafiante. Éstos se basan en sus propias circunstancias y experiencias de vida. Una buena forma de empezar puede ser pensar en metas similares que eran alcanzables en el pasado (por ejemplo, el año pasado perdí 2 kilos con éxito eliminando los alimentos fritos en el almuerzo). Después, podemos plantear el objetivo desafiante, ese objetivo aspiracional que te motivará a la hora de trabajar en él (por ejemplo, podría ser capaz de perder 4 kilos para llegar al peso que mi médico me recomienda). Esto haría que el objetivo de rango fuera entre 2-4 kilos.

Chica fitness consiguiendo sus metas

Obstáculos

A menudo puede pasar que bloqueemos nuestro propio camino hacia el éxito. Tendemos a deprimirnos cuando no alcanzamos nuestros objetivos. Por eso debemos ver nuestras metas como una forma de hacerlo mejor que antes. Así por ejemplo, si normalmente corres 5 kilómetros, el objetivo no debería consistir en correr 10 sino en correr 5,1.

El subidón de ver que estamos haciendo las cosas mejor que antes puede sernos de gran ayuda. Ayudará a no bloquearnos y no abandonar nunca nuestra meta.

La clave, entonces, es establecer el tipo correcto de meta desde el principio. Debemos conocernos y ser honestos con nosotros mismos, de esta forma estaremos más cerca del éxito.

Nos marcamos metas, como el tener el vientre plano. ¡Únicamente hay que ir a por ello!

 

Cargando comentarios de Facebook...