Perder peso reeducando el paladar

Cuando sigues una dieta, los antojos son los principales culpables de que, muchas veces, vayas corriendo a la nevera a por un trozo de chocolate o a la despensa a abrir una bolsa de patatas. Todos sabemos lo difícil que resulta no ceder a este deseo de comer lo que el cuerpo pide. Aunque, tranquilo, eso puede conseguirse. Simplemente, hay que reeducar el paladar.

Eliminar todos los azúcares, el alcohol, los granos, los lácteos, las legumbres y los alimentos procesados durante 30 días. Este es el reto. De este modo, se cambiarán los gustos del paladar y se eliminarán los antojos. Este método fue creado por la nutricionista deportista Melissa y Dallas Hartwing y, aunque pueda parecer un poco duro, los resultados son espectaculares. Las personas que han seguido esta dieta han mejorado o curado algunas dolencias (como depresión, migraña, asma, etc.). Además, les ha ayudado a desear alimentos saludables en vez de azúcares.

satisfacer los antojos

La verdad de los antojos

Los antojos no tienen porqué estar directamente relacionados con el gusto, sino, más bien, con un hábito que repetimos a diario. Cuando comes tus alimentos favoritos, los neurotransmisores liberan hormonas y estimulan el centro del placer del cerebro. Al privar al cuerpo de esa sensación de placer, el cerebro demanda ese alimento. Pero no por el gusto que le produce sino para volver a sentir el mismo placer causado tras cumplir el antojo. Si sigues el plan durante 30 días, lo que sucederá es que se cambian los hábitos. Por ejemplo, en vez de coger una onza de chocolate después de la cena, irás a lavarte los dientes justo después de comer.

Además, un estudio reciente ha demostrado que eliminando los azúcares durante este periodo de tiempo, consigues disfrutar más del sabor de la sacarina y comidas menos dulces. En otras palabras, si antes de empezar la dieta te gustaban los refrescos light, cuando vuelvas a tomarlos, te gustarán aún más. Los productos altamente azucarados, por contra, pueden llegar a ser repudiados y eliminados para siempre. Las dietas de eliminación alteran completamente tus papilas gustativas y, por tanto, tu sentido del gusto.

¿Por qué las dietas de eliminación no funcionan?

Esta dieta consiste en reeducar el paladar para, después, poder hacer una dieta perfecta sin caer en la tentación de picar alguna cosa para saciar su ansiedad. Por lo que, la eliminación de todos estos alimentos, sólo debe durar 30 días. Una vez transcurridos este plazo de tiempo, hay que empezar con la dieta marcada, según  recomiendan los médicos y nutricionistas.

El principal problema de las dietas es que no se puede eliminar los granos o los lácteos para siempre de todas tus comidas diarias. Además, son muchos dietistas los que alertan del riesgo de seguir esta tipo de rutinas. Por una parte, porque puede alterar tu sentido del gusto; por otra, puede implicar una pérdida brutal de tu peso. Esto es debido a que las dietas de eliminación reducen muchísimo la lista de alimentos que puedes tomar.

¿Cómo luchar contra la adicción al azúcar?

Esta dieta de eliminación es además una fantástica solución para luchar contra la adicción a los azúcares. Pasar un mes alejado de productos azucarados puede hacer que elimines la dependencia que sientes hacia los azúcares. Esta comprobado que las personas que siguen esta dieta durante 30 días consiguen desarrollar hábitos alimenticios saludables. Después de este mes de abstención se desarrolla una hipersensibilidad hacia los productos azucarados.

Hace que sintamos como mucho más azucarados los dulces y golosinas. De este modo costará mucho más acercarse a este tipo de alimentos después de pasar un mes de abstinencia simplemente porque el gusto será demasiado. Así, cuando consigas superar el mes de la dieta de eliminación bastará con comer sano y reducir el tamaño de la porción que te sirves.

satisfacer antojo

 

 

Cargando comentarios de Facebook...