10 grandes razones para entrenar, que no tienen nada que ver con cómo te ves

El estado de ánimo, la inteligencia, el rendimiento en el trabajo, el riesgo de sufrir enfermedades… Tus sesiones regulares de entrenamiento afectan positivamente en más cosas de las que te imaginas.

No hay nada de malo en querer vernos mejor en el espejo, y tus selfies en el gym no sobran. Pero lo verdaderamente bonito y grandioso del ejercicio y entrenamiento es que existen muy buenas razones para practicarlo, que no tienen nada que ver con cómo te ves y cómo luces tus prendas. ¡Te dejamos 10 de nuestras favoritas!

Buenas razones para hacer ejercicio

1. Mejora tu estado de ánimo

Una buena dosis entrenamiento es como un repelente del mal estado de ánimo. Y es que provoca un aumento de la producción de sustancias químicas del cerebros que alivian el estrés y la ansiedad, y producen felicidad y relajación. Los estudios demuestran que este beneficio del ejercicio se obtiene a pesar de que te toque ir a correr o a clase de zumba de mal humor.

2. Ayuda a dormir mejor

Un reciente estudio de la National Sleep Foundetion de Estados Unidos afirma que hasta un 67% de las personas que hacen ejercicio regularmente dicen que pasan una buena noche de sueño, independientemente de si han entrenado a la mañana, tarde o noche.

3. Fortalece la memoria

Si tienes un examen en los próximos días o una presentación que dar en el trabajo,hacer primero tu clase de spinning favorita puede ser muy beneficioso para tus resultados. Un nuevo estudio de la revista Behavior Brain Research determina que una sola sesión de ejercicio aeróbico se traduce en mayores niveles de sangre en las hormonas que se asocian a una memoria más fuerte.

4. Refuerza la creatividad

Si ya estás en forma, realizar ejercicio puede incrementar tu capacidad de crear nuevas ideas. Una nueva investigación publicada en la revista Frontiers in Neuroscience demostró mediante unas pruebas de creatividad, que las personas que hacen ejercicio regularmente en una bicicleta estática, por ejemplo, obtienen mejores resultados que las personas que no hacen deporte.

5. Puede reducir el riesgo de sufrir cáncer

Cuánta cantidad d ejercicio y qué tipo de ejercicio no está del todo claro, pero las investigaciones vinculan la actividad física con un menor riesgo de sufrir cáncer de mama y de endometrio, según en National Cancer Institute de Estados Unidos.

6. Recarga las energías

Montar en bici, incluso a una frecuencia moderada de 2 o 3 días a la semana, puede aumentar los niveles de energía en un 20%, y disminuir la fatiga en un 65%. Una carrera o una sesión de cardio también pueden reducir el cansancio. La razón: incluso la primera gota de sudor produce un aumento el metabolismo, a la vez que incrementa la producción de dopamina en el cerebro, que nos ayuda a sentirnos menos cansados.

7. Aumenta la seguridad en ti mismo

El hecho de saber las increíbles proezas que tu cuerpo es capaz de hacer y experimentar, puede ayudarte a ganar confianza y pegarle una patada a la inseguridad, aunque sea en otra áreas de la vida.

8. Menos días enfermo

No está muy claro cómo el ejercicio ayuda a evitar los resfriados, la gripe y otras enfermedades, pero investigaciones sugieren que ir al gimnasio por lo menos 2 o 3 veces por semana se traduce en una capacidad más fuerte para luchar contra las bacterias y los virus.

9. Alivia dolores menstruales

Antes de tomar un Ibuprofeno o un Gelocatil, o consumir algún otro producto farmacéutico para aliviar los dolores del vientre generados por el periodo menstrual, haz ejercicio. Una investigación demuestra que hacer ejercicios provoca la liberación de endorfinas, que son como los opiáceos naturales que alivian la angustia que genera ese dolor.

10. Mejora el rendimiento en el trabajo

No es de extrañar que muchas empresas incorporen gimnasios: un estudio publicado el año pasado en la revista Population Health Management vincula la poca actividad física con una menor productividad en el trabajo.

Cargando comentarios de Facebook...