4 consejos para evitar errores en las flexiones

Hombre haciendo flexiones sin camiseta

Las flexiones son un ejercicio básico que en la mayoría de casos simplemente empezamos a hacer por imitación, sin aprender el modo correcto de ejecución o sin pensar en los consejos que hemos escuchado a lo largo de los años. Por esta misma razón, ocurre que hay mucha gente que ha ido adquiriendo malos hábitos a lo largo de los años. La técnica es tan importante cuando se hacen flexiones como cuando se está haciendo un levantamiento de pesos. Si se desea maximizar los esfuerzos y optimizar el ejercicio se debe mantener una técnica perfecta. Este artículo propone algunos consejos mejorar los errores más comunes, realizar unas flexiones perfectas e incluso poder realizar más repeticiones.

Error nº1: Sólo hacer concentración en el levantamiento.

Durante las flexiones es tan importante el movimiento de levantamiento del cuerpo como movimiento de descenso. No debes permitir que la gravedad pueda contigo y dejarse caer sin controlar el movimiento. La concentración de los músculos se debe mantener en la parte excéntrica del ejercicio, es decir en el descenso del cuerpo.

La solución: cuando estés en el momento más elevado de la flexión, pon tus manos como si pretendieras hacer un agujero en el suelo con todos los dedos, es decir apretando muy fuerte toda la palma de la mano. Este pequeño gesto va a activar los dorsales, que son los músculos que intervienen en el movimiento de bajar el pecho hacia el suelo.

Error nº2: Tener las manos demasiado separadas.

Una colocación errónea de sus manos, como mantenerlas demasiado abiertas influye en la intensidad del trabajo que se realiza. Esto se debe a que se acorta la distancia del cuerpo con respecto al suelo, a la vez que se pone un mayor énfasis en el pecho al aumentar la tensión de los hombros.

La solución: se deben colocar las manos formando una especie de triangulo no demasiado abierto en relación con la cabeza pero no justo debajo de los hombros. No se debe abrir los codos hacia los lados sino hacia atrás, evitando lesiones y trabajando tanto el pecho y como también parte de los tríceps. Esta posición hace que las flexiones resulten más difíciles pero a cambio hace que a largo plazo se obtenga mucha más fuerza en los músculos implicados y no sufran tanto los hombros.

Error nº3: No soltar y relajar los músculos.

La tensión muscular se produce cuando un individuo genera grandes cantidades de tensión con carga o volumen. La tensión muscular conduce a óptimos resultados en cuanto al aumento de masa muscular y ganancia fuerza, no obstante también puede dar lugar a desequilibrios y dolor si no se sueltan y relajan los músculos después del ejercicio. Al concentrarse tanto en el descenso como en la elevación de la flexión, se están manteniendo los pectorales y los brazos en tensión por más tiempo por lo que luego se puede padecer algunas dolencias y parecer que los hombros están como muy salidos.

La solución: Para evitar realizar este error se recomienda, por ejemplo, hacer algunos estiramientos o ejercicios con una FitBall para estirar abdomen, pecho, hombros y dorsales. Se debe colocar la cabeza y la parte superior de la espalda sobre la pelota y los brazos perpendiculares al cuerpo. Dejar que las caderas se hundan hacia el suelo y mantener esta posición durante 10 respiraciones.

Error nº4: Alterar la alineación del cuerpo.

Algunas personas mueven el cuello exageradamente hacia posiciones incorrectas durante las flexiones. Esto sucede cuando el pecho y los brazos están cansados, y el cuello se acerca al suelo. Eso hace que se modifique la alineación de la columna aumentando el riesgo de lesiones. La flexión se completa no por tocar con la nariz al suelo, sino con el pecho.

La solución: El cuerpo debe formar una línea recta desde la cabeza hasta los tobillos. Se debe mantener el cuerpo en la alineación correcta durante todo el tiempo.

Cargando comentarios de Facebook...