Comer en estos 5 lugares puede hacer que engordes

Cuando buscas algo para comer rápido, tienes más probabilidades de consumir calorías adicionales de las que regularmente consumes. Para evitar el aumento de peso, evita comer en estos cinco lugares.

Comer en la cama

En el coche

Comer con apuro nunca es una buena idea. La comida rápida que esta hecha para llevar tiende a ser alta en calorías, y cuando se come mientras se conduce, a menudo se consumen los alimentos rápidamente para no tener las manos fuera del volante. También estas tan ocupado mirando la carretera que no te fijas en  la cantidad de alimentos que realmente te estas comiendo. Si tienes que comer en el coche, llévate comida saludable de manera que sepas exactamente la cantidad de calorías que estas consumiendo.

De pie en la cocina

Cuando te vas a la cocina para tomar un pequeño aperitivo, estas rodeado del alimentos, por lo que no es de extrañar que termines comiendo mucho más de lo previsto. Lo peor es comer mientras estas de pie frente a una nevera o un armario abierto, o comer directamente de la bolsa ya que es difícil saber cuánto estas comiendo. Si tienes hambre, prepárate un bol o un plato del tamaño adecuado y siéntate en la mesa para poder disfrutarlo.

Delante de la TV

Los anuncios de televisión son brutales cuando se trata de tu apetito. Todos los anuncios de pizzas con queso, hamburguesas, nachos, alitas y postres realmente inspiran pica picas nocturnos. No es de extrañar que te dirijas hacia la cocina y te traigas bolsas de patatas fritas, helado y barras de chocolate al frente del televisor. No hay nada malo en comer delante de la televisión pero asegúrate de que no estar comiendo sin pensar y además ingiriendo un sinfín de calorías. Mide una porción de comida y deja el resto en la cocina.

En tu escritorio

Este es un hábito difícil de romper, sobre todo si tienes un trabajo que te obliga a trabajar durante tu hora del almuerzo. Esto es similar a comer en el coche o en frente de la TV. Estas  ocupado trabajando y no estas prestando atención a lo que estas comiendo, y antes de que te des cuenta, has comido todo un plato de comida en cuestión de minutos. Cuando se come rápido y no se presta atención a cada bocado, tu cerebro no registra la cantidad que has comido en realidad, por lo que en lugar de saciarte, terminas con hambre, que se traduce en digerir más comida. Si es posible, sal de la oficina durante por lo menos 15 minutos para comer y asegúrate de no tentarte a ti mismo guardando pica picas y golosinas en el cajón del escritorio.

En la cama

Hay algunas razones por las que la gente come en la cama pero, sea que estés enfermo, te estén dando mimos, o simplemente te estés sintiendo un poco perezoso, comer en la cama no es siempre bueno puesto que te anima a comer sin pensarlo y crea un dormitorio mucho menos higiénico. Evita comer en la cama teniendo una cena satisfactoria en la mesa y si es necesario, come un pequeño plato de fruta fresca un par de horas antes de irte a dormir para evitar la sensación de hambre nocturna.

Cargando comentarios de Facebook...