Utiliza tu cinta de correr correctamente

Adquirir una cinta de correr y utilizarla para correr o andar indiscriminadamente no es la mejor manera de sacarle partido a nuestra cinta de correr. Un uso inadecuado de nuestra cinta de correr puede ocasionarnos lesiones o llegar a perder el interés en entrenar sobre ella. Una cinta de correr requiere algo de conocimiento para su adecuado uso. A todos nos gusta la idea de estar en forma y hacemos importantes inversiones para obtener ese objetivo. Es una lastima que, ya que hacemos el esfuerzo económico, no le saquemos el 100% a nuestro equipamiento de fitness.

Las cintas de correr son la maquina de fitness por excelencia. Son muy versátiles para cualquier tipo de usuario, siendo una maquina útil para todo tipo de persona, sin importar su estado físico u otros aspectos.

cinta de correr


Consejos de uso.

 

  • Cuando empiezas a utilizar la cinta de correr, puede que pierdas un poco el balance a causa del movimiento de la cinta en sí. Es importante empezar el entrenamiento sujetándonos a los estabilizadores. Una vez cojas el ritmo ya puedes soltarte y empezar a andar de manera normal.
  • Corre un mínimo de 15 minutos ya que correr por un tiempo inferior no sirve prácticamente de nada ya que no le damos tiempo a nuestro cuerpo a empezar a quemar calorías.
  • Recuerda que debes mantenerte hidratado en todo momento. Entrena con un botellín de agua para no perder el ritmo de entrenamiento.
  • Empieza andando y poco a poco incrementa la velocidad de la cinta hasta que te sientas cómodo con la velocidad. Esto permitirá que tus músculos propioceptores (aquellos que se encargan de regular y detectar que fuerzas afectan al cuerpo) se adapten al incremento de velocidad e inclinación que decidas.
  • El trabajo de pies que hacemos al correr es importante ya que a veces tendemos a poner demasiada presión en según que partes de los huesos y músculos al igual que según que articulaciones. A veces se recomienda visitar a nuestro medico de cabecera para que nos recomiende unas zapatillas de correr o plantillas en caso de no efectuar la zancada correctamente.
  • Controlar nuestro movimiento de cadera es muy importante durante el uso de la cinta de correr: un movimiento inapropiado puede causar lesiones. Deja que tus caderas se muevan naturalmente hacia delante y hacia atrás siguiendo el movimiento de nuestras piernas. Concéntrate en mantener los hombros relajados y mirando hacia adelante.
  • Con la zancada, nuestro brazos se mueven naturalmente en un movimiento opuesto a nuestra piernas. Cuando incrementos la velocidad, dobla un poco mas los brazos agrupándolos un poco mas de lo que harían normalmente, así te ayudaran a estabilizar el cuerpo.
  • Ten siempre el botón de paro por emergencia controlado; este botón esta diseñado para ser usado en caso de emergencia. Este botón, si lo presionamos, hará que la cinta pare por completo.

 

Cargando comentarios de Facebook...